El oxigeno que respiramos es responsable de infinitas reacciones que desarrolla a diario nuestro cuerpo. Si bien el oxigeno nos mantiene vivos es una molécula altamente reactiva y puede llegar a ser toxica y desencadenar lo que llamamos: estrés oxidativo.

¿Qué es el estrés oxidativo?

El oxigeno que se encuentra en el aire y respiramos a diario ingresa al cuerpo y se utiliza para realizar diferentes funciones celulares. Como consecuencia, y mediante algunas reacciones químicas, se generan en nuestro cuerpo unas sustancias llamadas radicales libres.

Los radicales libres también se generan mediante el consumo de algunos alimentos (por ejemplo, comida rápida, alimentos altos en azúcar, conservas), hábitos poco saludables como el tabaquismo, alcoholismo y sedentarismo, y por contaminación ambiental.

Los radicales libres que genera nuestro propio cuerpo  son fundamentales para que el mismo se defienda de infecciones, para la degradación de proteínas y otras funciones beneficiosas para la salud.

Pero si aumenta su concentración, porque se forman rápido y el propio sistema antioxidante de nuestro cuerpo se “satura”, se generaría lo que se conoce como estrés oxidativo.

Y el estrés oxidativo es capaz de producir daños severos celulares, pudiendo ser responsable de algunas enfermedades crónicas degenerativas.

La función de los antioxidantes: cómo prevenir el estrés oxidativo

Los antioxidantes son sustancias capaces, entre otras funciones, de prevenir la generación de radicales libres en exceso en nuestro cuerpo y así evitar que se dañe el organismo humano.

Algunos consejos sencillos para tratar el estrés oxidativo:

  • Llevar una dieta equilibrada consumiendo las cantidades recomendadas por las Guías de alimentación para la población argentina (GAPA) de todos los grupos de alimentos, sobre todo de frutas y verduras;
  • Disminuir el consumo de productos ultraprocesados y comida rápida.
  • Evitar hábitos tóxicos (tabaquismos, alcoholismo)
  • Realizar actividad física a diario (al menos 30 minutos por día según la OMS).
  • Incorporar suplementos que contengan sustancias antioxidantes,

Estos hábitos ayudarían a disminuir la concentración de radicales libres y por consecuencia reduciría o evitaría el estrés oxidativo mejorando nuestra salud y nuestra calidad de vida en general.

Suplementos antioxidantes

El cobre es un mineral al que se le conocen muchos beneficios para la salud: potencia el sistema inmunitario, participa en la formación de enzimas, proteínas y neurotransmisores, es un agente anti infeccioso y tiene un alto poder antioxidante.

Por su parte el selenio interviene en la síntesis de enzimas, y también posee un alto poder antioxidante.

Ambos minerales se encuentran de manera natural en carnes, hortalizas, frutos secos, cereales y otros alimentos y en algunos suplementos dietarios como Candiatex Plus, el cual además colabora en el tratamiento de cándidas, equilibrio de flora intestinal, refuerzo del sistema inmune y elevar las defensas.

Mantener una dieta balanceada, con un estilo de vida saludable e incorporando estos minerales mediante un suplemento, potenciaría la acción antioxidante y mejoraría notablemente la salud en general.

 

Aconsejamos consultar a profesionales de las diversas aéreas (médicos,

nutricionistas) antes de ingerir cualquier suplemento.

En Laboratorio Tabor solo utilizamos fuentes de organizaciones sin fines de lucro. Los artículos presentes en este blog son a modo de divulgación. Cada artículo publicado ha sido revisado por un experto.



Comentarios

Unite a nuestra comunidad

Nuestra misión es mejorar tu salud, por eso nos comprometemos a enviarte sólo valiosos consejos para hacerlo.

Gracias por suscribirte!

La suscripción falló, por favor intentalo nuevamente.