fbpx
Consejos para 5 problemas que causa la cuarentena

Consejos para 5 problemas que causa la cuarentena

Las cosas han cambiado, y muy rápido. Apenas nos estamos dando cuenta: nuestra realidad es muy diferente a la de hace solo un par de meses, y no sabemos cuánto puede llegar a durar esta pandemia que está afectando nuestro modo de vivir.

El COVID-19 nos ha empujado a resguardarnos en nuestras casas, a aislarnos para cuidarnos y para cuidar a los otros. Ante la falta de vacuna e inmunidad colectiva, la cuarentena ha sido la mejor opción para prevenir la circulación del virus.

Sin embargo, desde ya, esta medida nos trae aparejadas muchas dificultades con las que todavía estamos intentando lidiar.

Este artículo se propone como una manera de identificar y contrarrestar los problemas que nuestra salud podría tener frente a esta situación.

Ansiedad, preocupación y miedo

Nuestro humor va cambiando día a día en esta nueva normalidad de aislamiento social.

Hay días en los que nos sentimos más a gusto, cómodos, agradecidos de la tranquilidad que tenemos y del tiempo del que disponemos para hacer cosas que habíamos postergado.

Sin embargo, son muchos los días, también, en los que las cosas no van tan bien. Son días atípicos, y es normal que nuestro humor sufra idas y venidas.

La preocupación por nuestra salud, las dificultades económicas, la imposibilidad de ver a nuestros seres queridos, la incertidumbre sobre el futuro… son todos más que buenos motivos para sentirnos angustiados.

Es normal que esto suceda.

Para intentar de reducir los efectos que estas circunstancias pueden provocar en nuestra salud, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) recomienda:

 

  • Evitar la sobreinformación: el flujo constante de noticias negativas nos puede llevar a sentir ansiedad o angustia. Limitar las informaciones a una o dos actualizaciones al día, y de fuentes confiables.
  • Tratar de mantener nuestras rutinas personales diarias o crear otras nuevas que nos gusten y nos mantengan activos y positivos.
  • Seguir conectados con nuestros seres queridos tanto como sea posible. Las videollamadas pueden hacernos sentir más cerca de ellos en estos momentos.
  • En los períodos de estrés, prestar atención a nuestras propias necesidades y sentimientos. Darnos tiempo para escucharnos.
  • Hacer ejercicio regularmente, mantener nuestras rutinas habituales de sueño y consumir alimentos saludables.

La necesidad de fortalecer nuestro sistema inmune

Sin tratamientos ni vacuna, la única defensa que tiene nuestro cuerpo ante el coronavirus es el sistema inmunológico

De como él responda a la infección dependerán en gran medida los resultados: puede ser que apenas tengamos síntomas leves como fiebre, cansancio y dolor de garganta, así como podemos vernos afectados por neumonía o problemas respiratorios agudos.

Por esto es de vital importancia prestar atención a nuestro sistema inmunológico, principalmente teniendo en cuenta la cercanía del invierno y las bajas temperaturas, contexto en el que nuestras defensas se ven disminuidas.

Una alimentación saludable y un sueño reparador, así como el evitar situaciones de estrés, el alcohol en exceso y el tabaco, son sugerencias en las que podemos trabajar para fortalecer nuestros sistema inmune.

La Sociedad Internacional de Inmunonutrición (ISIN, por sus siglas en inglés) ha indicado que “la nutrición antioxidante tiene un papel beneficioso para conseguir que nuestro sistema inmune funcione de forma adecuada”.

El consejo general es comer una dieta rica, equilibrada y coloreada con especial énfasis en frutas y verduras, con el fin de aumentar la ingesta de antioxidantes y los nutrientes asociados, y así aumentar nuestras defensas”, recomiendan.

En cuanto a los mayores de edad, la recomendación es “incrementar la ingesta de ciertos micronutrientes a través de suplementos, en particular, zinc (30 mg – 220 mg/día), vitamina E (134 mg – 800 mg/día), vitamina C (200 mg – 2 g/día) y especialmente, para aquellos que presentan bajos los niveles de vitamina D, se recomienda una ingesta de 10 μg – 100 μg/día”.

“Estos micronutrientes son capaces de mejorar la inmunidad específica, precisamente la encargada de generar más anticuerpos”, concluye la ISIN. 

Candiatex Plus aporta selenio y cobre, dos minerales esenciales para fortalecer el sistema inmunológico. Consulte a su médico y/o farmacéutico para más información.

La carencia de vitamina D

No tenemos exposición al sol: esta es una de las principales preocupaciones del momento. La cuarentena implica que apenas podamos salir para hacer las compras y poco más, por lo que estamos encerrados todo el día.

La luz del sol es la fuente más importante de vitamina D que nuestro cuerpo recibe. Es necesario, entonces, que nuestro cuerpo pueda complementar esa carencia que está teniendo.

La deficiencia de vitamina D puede conducir a una pérdida de densidad ósea, lo que a su vez puede llevar a sufrir osteoporosis y fracturas. Entre sus síntomas están los dolores en los huesos y la debilidad muscular.

¿Cómo obtener vitamina D mientras estoy encerrado?

La primera alternativa con la que contamos es la alimentación: pescados grasos como el salmón, el atún y la caballa son las mejores fuentes de esta vitamina. Por su parte, el hígado vacuno, el queso y la yema de huevo contienen cantidades menores. 

La segunda opción es la suplementación. Por ejemplo, IO Tabor D aporta la cantidad de vitamina D que nuestro cuerpo necesita a diario.

Los suplementos naturales pueden ser de ayuda si usted pertenece a alguno de los grupos de personas que son más proclives a no obtener suficiente vitamina D, como los adultos mayores, las personas con piel oscura, los celíacos y las personas con obesidad. Consulte a su médico y/o farmacéutico.

El sedentarismo

Si la falta de actividad física era ya una preocupación mundial en expansión cuando aún podíamos salir libremente a ejercitarnos, hoy en día es incluso mayor. 

El encierro nos obliga a que estemos en pocos metros cuadrados, con pocas opciones para movilidad. No se puede salir a caminar o correr a la plaza, los gimnasios están cerrados y las actividades deportivas también están suspendidas.

Las dos complicaciones que esto nos presenta son la falta de espacio y la dificultad de seguimiento (de un entrenador, por ejemplo).

¿Qué podemos hacer para mantenernos activos?

El primer paso es tomárselo con calma. Debemos asumir que las circunstancias son complejas y que, si lo decidimos comenzar, podamos tener altibajos.

El siguiente paso es verle el lado positivo a la situación: ¡probablemente ahora sí tengas tiempo para ejercitarte!

Entonces…

 

  • Buscá alguna actividad que te guste. Esto es fundamental. Si no te gusta, la motivación se acabará tarde o temprano y lo dejarás. Podés optar por tomar clases virtuales o hacer una rutina de internet. ¡Pero te tiene que entusiasmar hacerlo!
  • No pienses en resultados. Mejor es concentrarse en adquirir el hábito de ejercitarse. Por eso la importancia de hacer algo que te guste. Aunque sea poco tiempo (unos 15 minutos por día), lo fundamental es que se vuelva parte de nuestra vida. Ya vendrán esos resultados en algún futuro…
  • Hacete un espacio en la casa. Si tenés patio o terraza, mejor, pero con hacernos un espacio para estirarnos y movernos suele ser suficiente.
  • Evitá estar muchas horas seguidas recostado o sentado. Tratá de mantenerte activo con actividades del hogar. La regla 50/10 es una buena opción: por cada 50 minutos sentado, levantarse y andar durante unos 10.

Los cambios alimenticios

Para muchos estos días han sido una buena oportunidad para experimentar en la cocina. Para algunos con éxito; para otros no tanto.

Es muy probable que, dadas las circunstancias de la pandemia, estemos más expuestos a darnos permitidos, a querer mimarnos con la comida. 

¡Y está perfecto! 

Pero debemos tener cuidado, eso sí.

Podemos darnos gustos “no saludables” de vez en cuando, claro. Pero es fundamental que lo hagamos sabiendo que son justamente eso, que los tomemos como excepciones.

A los consejos que ya se mencionaron anteriormente para la nutrición de nuestro sistema inmune, agregaremos simplemente dos que debemos tener en cuenta día a día:

 

  • Consumir 5 porciones de frutas y verduras. Con esto podremos asegurarnos de contar con una buena cantidad de vitaminas y minerales que nuestro cuerpo necesita.
  • Utilizar al menos una fuente de proteínas en el almuerzo y en la cena. Son ejemplos de fuentes proteicas las carnes (rojas y/o blancas), los huevos, los frutos secos o las legumbres (soja, maní, lentejas).

Conclusión

Con estos cinco problemas que enumeramos queremos dar a entender la compleja situación que el aislamiento social nos produce. 

¡Tiempos complicados, claro que sí!

Pero con estos tips esperamos llevar calma para que podamos pasar estos días de la mejor manera posible.

¿Qué te parecieron estos consejos? Dejanos en un comentario cuáles son aquellos que ya estás implementando en tu cuarentena y cuáles otros te gustaría incorporar a tu rutina.

Aconsejamos consultar a profesionales de las diversas aéreas (médicos,

nutricionistas) antes de ingerir cualquier suplemento.

 

 

 
En Laboratorio Tabor solo utilizamos fuentes de organizaciones sin fines de lucro. Los artículos presentes en este blog son a modo de divulgación. Cada artículo publicado ha sido revisado por un experto.


Comentarios

Una conciencia saludable es posible

Una conciencia saludable es posible

El mundo se rige por leyes, leyes físicas y universales. Y el cuerpo humano no es la excepción: el cuerpo se rige por la ley de la necesidad. Necesita cubrir sus necesidades básicas o fundamentales, tales como hidratarse, oxigenarse y alimentarse, para poder obtener la energía que lo haga funcionar.

Pero… ¿qué pasa si no respetamos una ley?

Pues tarde o temprano vamos a tener problemas.

Sin embargo, para cumplir con una ley debemos conocerla de antemano. Y aquí radica un punto importante: nuestra mente conoce y/o actúa desde el consciente pero también desde el inconsciente.

Este inconsciente es el que muchas veces nos lleva a hábitos, conductas, elecciones y decisiones repetitivas, rutinarias, automáticas que están condicionadas por nuestro pasado, lo aprendido, ya sea bien o mal aprendido.

Esto siempre resulta adictivo, o sea, volvemos a lo mismo, sin cuestionarlo. Así repetimos los asados del domingo, el café todas las mañanas, la pizza los viernes, las gaseosas, las facturas, etc.

La trampa invisible, inconsciente

Estos hábitos tienen una función clara: nos permiten despreocuparnos por elegir todo el tiempo, a cada momento. Elegir implica salir de la zona de confort. Y nuestro cuerpo no quiere estar incómodo a cada hora.

Por esto, la verdadera elección implica estudiar, conocer los nutrientes, conocernos. “Solo eligen los que saben”, los que conocen. El resto se deja llevar por el producto nuevo del supermercado. En toda área, siempre se trata de romper estructuras para generar nuevas.

Ese inconsciente en sus elecciones, sin embargo, nos genera deudas. Dijimos que al principio te da la facilidad pero después, si no pagás, vienen las preocupaciones de las consecuencias, el desorden y/o la enfermedad.

Y esto no es malo solo a nivel inconsciente.

Todo se genera desde la ignorancia, por ello hay que saber sembrar semillas saludables, hábitos saludables para cosechar salud.

Muchas veces comemos lo que vemos, o sea los macronutrientes: hidratos de carbono, lípidos y proteínas.

Pero nos olvidamos de prestarle atención a los micronutrientes: los minerales y las vitaminas. Tanto unos como otros son importantes, ya que tienen propiedades energéticas y plásticas, brindando la materia prima para la conformación de los tejidos y órganos

Nosotros tenemos el control

Debemos guiar esta ley de la necesidad del cuerpo y darle un orden, entendiendo que debe estar motivada por el hambre y tener una regularidad horaria.

Este orden debe ser guiado por la ley de la cantidad (darle al cuerpo la cantidad necesaria según los requerimientos personales), la ley de la calidad (incluir todos los elementos esenciales), la ley de la armonía (equilibrada) y la ley de adecuación (dieta según edad, peso y estado de salud)

Rompemos estas leyes cuando comemos desde el inconsciente, que abarca lo emocional, las creencias y las conductas sociales para encajar, que nos hace comer, muchas veces, sin tener hambre.

¿Y por qué actuamos muchas veces desde el inconsciente?

Porque estamos estresados y este mismo estrés activa fácilmente al inconsciente para que tome él las decisiones sin previa evaluación, son decisiones rápidas, impulsivas, desde la ansiedad o la depresión.

O sea, que comemos como seres emocionales y no como seres racionales.

La comida funciona es estos casos llenando vacíos emocionales, muy arraigados dentro nuestro desde nuestro nacimiento. Y se van creando hábitos donde la alimentación establecida familiarmente es la habitual, guiados por una ley de costumbre.

Debemos salir a entender una ley superior, y en la que a la alimentación respecta, hoy en la era de la comunicación, no tenemos excusas.

Solo nos falta voluntad para abandonar hábitos placenteros y cómodos, por hábitos que de verdad nos aporten energía vital, no solo para nuestro cuerpo físico, sino para nuestro cuerpo emocional y mental.

Para esto hay que volver a educarlos. Ahí radica nuestra tarea: volver a la tierra para entender que ella es la que nos provee todo lo necesario, no los supermercados ni las farmacias.

Aconsejamos consultar a profesionales de las diversas aéreas (médicos,

nutricionistas) antes de ingerir cualquier suplemento.

En Laboratorio Tabor solo utilizamos fuentes de organizaciones sin fines de lucro. Los artículos presentes en este blog son a modo de divulgación. Cada artículo publicado ha sido revisado por un experto.



Comentarios

Propósitos de año nuevo: tu salud, tu prioridad

Propósitos de año nuevo: tu salud, tu prioridad

Despedidas de año. Cese de actividades. Fiestas, reuniones, regalos. El fin del 2019 empieza a sentirse poco a poco y esto, quiérase o no, nos afecta de algún modo. Sea con melancolía o con satisfacción, vamos a mirar en retrospectiva y encontrar momentos que nos marcaron en esta nueva página de nuestras vidas.

Una página que comienza a darse vuelta para dar lugar a una nueva, a una totalmente en blanco, en la que podremos trazar nuestro camino desde cero.

Y esto es muy estimulante.

Tener la posibilidad, aunque sea arbitraria, de poder replantearnos muchas cosas para el futuro es siempre algo que nos entusiasma de gran manera. Sin dudas uno puede plantearse objetivos en cualquier momento, pero la llegada de un año nuevo nos interpela a todos por igual.

Todos, indefectiblemente, vamos a detenernos a reflexionar sobre lo que queremos para nuestra vida y, con mayor seguridad, sobre lo que el 2020 nos entregará. Es tiempo de balances y propósitos. De análisis y objetivos. Ilusiones renovadas y grandes expectativas.

¿Qué esperamos de este año nuevo?

Quizás sea el año de tu gran salto profesional. O tal vez pueda ser tiempo de que comiences a valorar mucho más el cariño de tu familia, tus amigos y tu pareja. También es probable que tengas en mente grandes proyectos que te apasionan.

¿Cuál será tu meta?

Pues eso es muy personal. Y así queremos que lo sea. Que lo que elijas sea realmente un deseo propio, algo que te haga único y humano. Con aciertos y errores. Con defectos y virtudes. Con fracasos y éxitos.

Sin embargo…

Hay algo que queremos recordarte. Hay algo que para estas fiestas te deseamos genuinamente. Y esto es que, al momento de plantear tus metas para el 2020, tengas en consideración tu salud. Que no la olvides. Que le des la relevancia que se merece.

La salud, tu salud, debe ser, en esa lista larga de grandes objetivos, la que ocupe el primer lugar. Dejalo por escrito, recordalo cada día, visualizalo, contáselo al mundo. No importa cómo lo hagas manifiesto, pero este año dale prioridad a tu salud.

Todos sabemos que nuestro bienestar físico y mental es lo más importante. Pero el vértigo de la cotidianidad nos empuja a llevarla a un segundo plano. “Hoy no voy a poder ir al gimnasio, tengo muchas cosas para hacer del trabajo”. “No tengo tiempo para cocinarme algo hoy; tendré que comer al paso”.

Decile chau a estas excusas. Que este 2020 sea el año en que definitivamente empieces a pensar en tu salud y la ubiques por encima de cualquier cosa.

Tu salud es tu prioridad. 

Repetilo: tu salud es tu prioridad. No olvides esto por nada en el mundo ni bajo ningún pretexto.

Y cómo hago que sea una prioridad? ¿Cómo lo pongo en práctica en mi día a día?

Te daremos cinco consejos prácticos para empezar a darle importancia a tu salud. Cinco maneras de empezar a dejar los hábitos que no el hacen bien a nuestra salud y, poco a poco, reemplazarlos por otros mucho más saludables. 

  • Comé naturaleza: Existe un denominador común en todas las dietas desequilibradas y poco saludables: hay un exceso de alimentos (ultra)procesados. Nos faltan frutas, verduras, legumbres y cereales integrales. Incluí estos alimentos en tu compra semanal. Planificá tus comidas y cerciorate de que estén incluidos. Podés complementar tu alimentación con suplementos naturales.
  • Ejercitate regularmente: 30 minutos por día, nada más. Eso es lo que recomienda la Organización Mundial de la Salud (OMS). Pueden ser actividades recreativas o desplazamientos (paseos a pie o en bici). No importa tanto la excusa como que te mantengas en movimiento. Con 30 minutos ya le estás haciendo un gran favor a tu cuerpo. El día tiene 24 horas… ¿acaso no podemos hacernos 30 minutos en nuestra rutina diaria?
  • Chau cigarrillo, chau alcohol: Esto no es nada nuevo. Ya sabemos que hacen mal a nuestra salud. Como todo hábito, la mejor manera de dejarlo a un lado es de manera progresiva y de un modo integral. No te pongas objetivos tajantes y exagerados. Poco a poco intentá disminuir el consumo y buscá la manera de suplirlos. Por ejemplo, podés pensar en qué momentos sentís la necesidad de consumirlo y cuáles podrían ser esas causas. 
  • Practicá meditación o yoga: Tanto la meditación como el yoga son técnicas de relajación. Son modos de ejercitar la concentración, la calma y la autoaceptación. Al focalizar la mente en la respiración y en nuestro cuerpo, nos permiten despejar la cabeza de otros pensamientos y sensaciones que a diario se nos acumulan generando. Si lo que buscamos es mejorar nuestro bienestar emocional, estas herramientas son las indicadas.
  • Dormí lo suficiente: El descanso regula y recupera nuestras energías, eso ya lo sabemos. Sin embargo, hoy en día dormir se ha vuelto una tarea compleja. El insomnio es un verdadero mal de la modernidad. Levantarte siempre al mismo horario y evitar las pantallas horas antes de acostarte son consejos fundamentales para conciliar el sueño.

Conclusión

Cambiá tus hábitos para cambiar tu vida. Y cambiá tu diálogo interno para cambiar tus hábitos.

No necesitás trabajar tanto. No tenés que alcanzar tal o cual éxito para ser feliz. No necesitás ser mejor de lo que sos para quererte y llevar una vida hermosa. Cuidá tu salud. Prestá atención a tus comidas, a tu actividad física, a tu descanso. Dale prioridad.

El 31 de diciembre a las 23:59, cuando sea momento de pedir los grandes deseos del próximo año, que la salud, tu salud, sea uno de ellos.

Aconsejamos consultar a profesionales de las diversas aéreas (médicos,

nutricionistas) antes de ingerir cualquier suplemento.

En Laboratorio Tabor solo utilizamos fuentes de organizaciones sin fines de lucro. Los artículos presentes en este blog son a modo de divulgación. Cada artículo publicado ha sido revisado por un experto.



Comentarios

Qué es la flora intestinal y cómo impacta en nuestra salud

Qué es la flora intestinal y cómo impacta en nuestra salud

La flora intestinal, también llamada microbiota, es un conjunto de microorganismos que viven en nuestro intestino. Está compuesta por aproximadamente cien billones de bacterias beneficiosas, de las cuales el 95% vive en el colón.

El ecosistema microbiano del intestino incluye las bacterias nativas, que se adquieren al nacer y durante el primer año de vida y las bacterias en tránsito, que se ingieren continuamente a través alimentos, bebidas, etc.

¿Qué beneficios otorgan estas bacterias a nuestro organismo?

Las bacterias que viven en nuestro intestino realizan diferentes funciones que ayudan a nuestro cuerpo, entre las que se encuentran:

 

  • fermentación de hidratos de carbono no digeribles (por ejemplo fibras) que son una fuente de energía importante para el crecimiento bacteriano
  • favorecen la absorción de calcio, magnesio, hierro
  • producen las vitaminas K, B 12 , ácido fólico, entre otras
  • actúan como una barrera que impide la proliferación de bacterias extrañas que pueden dañar nuestra salud
  • contribuyen a tener una correcta proliferación y diferenciación de las células que forman el epitelio intestinal y de esta forma prevenir enfermedades contribuyendo al buen funcionamiento del sistema inmunológico.

¿Qué situaciones alteran el equilibrio de la flora intestinal?

Diferentes situaciones pueden alterar la flora intestinal como por ejemplo: abuso de los antibióticos y laxantes; tabaquismo, alcoholismo; dietas pobres en fibra y en probioticos y ricas en grasas saturadas; el estrés: la edad; la escasez de actividad física; las diarreas recurrentes (síndrome de intestino irritable, abuso de antibióticos) entre otras causas..

¿Qué debo hacer para mantener un correcto equilibrio de la flora intestinal?

Lo primordial es tener hábitos de vida saludables, que incluyen:

  • realizar al menos 30 minutos de actividad física por día (según OMS);
  • ingerir 5 porciones de frutas y verduras por día, como así también cereales integrales, legumbres, una dieta baja en grasas de origen animal y rica en grasas saludables (aceites semillas, frutos secos);
  • la ingesta de 3 porciones de lácteos descremados por día;
  • consumir al menos 8 vasos de agua segura;
  • moderar el consumo de sal y alimentos ricos en sodio;
  • moderar el consumo de alcohol y de bebidas y alimentos azucarados, entre otros.

Se recomienda seguir las Guías Alimentarias para la Población Argentina – GAPA,  como así también la ingesta de probióticos en general.

¿Qué son los probióticos y dónde se encuentran?

Los probióticos son alimentos o suplementos que contienen microorganismos vivos destinados a mantener o mejorar las bacterias “buenas” del cuerpo.

Están presentes en muchos alimentos como por ejemplo: en las fibras (frutas, verduras, cereales integrales, legumbres,etc) como así también en el yogur, los quesos, en alimentos fermentados (kéfir, masa madre, chucrut), en forma natural en banana, ajo, cebolla, soja y en algunos suplementos dietarios.

CANDIATEX PLUS y la flora intestinal

Candiatex Plus es un suplemento a base de cobre y selenio. Ambos minerales entre otras funciones, refuerzan el sistema inmune, tienen poder antioxidante y también colaboran en el equilibrio de la flora intestinal.

Por lo tanto la toma diaria de este suplemento junto con hábitos de vida saludables, contribuiría a la mantención y el equilibrio de la flora intestinal y a gozar de una buena salud.

 

 

Aconsejamos consultar a profesionales de las diversas aéreas (médicos,

nutricionistas) antes de ingerir cualquier suplemento.

En Laboratorio Tabor solo utilizamos fuentes de organizaciones sin fines de lucro. Los artículos presentes en este blog son a modo de divulgación. Cada artículo publicado ha sido revisado por un experto.



Comentarios

Qué es la Candidiasis y cómo tratarla naturalmente

Qué es la Candidiasis y cómo tratarla naturalmente

La candidiasis es una infección fúngica que puede estar provocada por diferentes tipos de cándidas, pero la más común es la Cándida Albicans.

La Cándida albicans es una levadura (hongo) que se encuentra presente en nuestro tracto gastrointestinal, así como en la vagina, la piel y la cavidad oralEs un microorganismo oportunista, lo que significa que cuando la microbiota (flora microbiana normal) de nuestra piel, boca e intestino se encuentra en buen estado y el ecosistema se encuentra equilibrado, la Cándida Albicans no supondrá ningún problema.

Sin embargo, si estas condiciones no se cumplen, y además, hay una alteración del pH de la zona en la que se encuentra, puede proliferar dando lugar a una infección.

¿Qué pasa con la Candidiasis Intestinal?

Como se ha dicho anteriormente, la Cándida Albicans forma parte de nuestra microbiota intestinal, pero si se dan las condiciones para que prolifere, lo hará y nos provocará problemas (malestar y distensión abdominal, meteorismo, sensación de pesadez, eructos, diarrea crónica, náuseas, dispepsia, colon irritable).

Existe un mayor riesgo de que la Cándida prolifere, perjudicando la salud, en casos de que haya un sistema inmunológico comprometido, alterado por algún tipo de enfermedad crónica (diabetes, cáncer, VIH, colitis ulcerosa, enfermedad de Crohn, etc.), pacientes que reciben inmunosupresores, antibióticos de amplio espectro, o incluso en situaciones de alto estrés crónico, los que consumen una alimentación poco saludable, malos hábitos como el alcoholismo y el tabaquismo.

Evidencia científica sobre el tratamiento natural de la Candidiasis

La buena noticia es que se puede tratar naturalmente la Candidiasis Intestinal. Y hay investigaciones científicas que respaldan esta afirmación. Los siguientes dos estudios traen conclusiones muy interesantes al respecto:

1) El primer estudio, realizado por el Departamento de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad de Valencia, España, ha publicado en la revista Nutrición Hospitalaria, 2014, uno de los casos clínicos sobre el tratamiento de la Cándida.

Como dice en el resumen del estudio, han tratado a una paciente con dieta e incluyendo en el plan terapéutico al ácido Caprílico, aceite de oregáno y L. acidophylus (un tipo de bacteria que vive de forma natural en el cuerpo humano y se encuentra principalmente en los intestinos y la vagina).

Llegaron a la conclusión de que la inhibición y/o reducción del crecimiento de la Cándida se ve favorecida por el consumo de esos Antifúngicos Naturales.

Pueden acceder al caso clínico completo ACÁ.

Autores: Casa Moreno, Soriano del Castillo, Mico Pascual.

2) El otro estudio fue realizado en la Universidad Biotecnológica Médica y Farmacéutieca, en el Estado de Jalisco, México. Se investigó el efecto antifúngico de emulsiones a base de aceite esencial de orégano contra la Cándida.

Dio como resultado que el uso de este aceite puede ser una alternativa contra ella, cuando ésta resulta resistente a los antimicóticos.

El estudio completo, ACÁ.

Autores: López-Rivera RJ., Espinosa-Andrews, H, García-Márquez, E, Herrera-Rodríguez, SE. Investigador Titular, CIATEJ, Unidad Tecnología alimentaria. Investigador Titular, CIATEJ, Unidad Noreste, 2018.

Suplementos naturales

Acá en Argentina, el Laboratorio Tabor ha desarrollado un Suplemento Dietario: Candiatex Plus.  que tiene entre sus componentes a los ya mencionados, ácido caprílico y aceite de orégano.

Estos ya han demostrado ser eficaces en esos estudios como potentes Antifúngicos Naturales, fortaleciendo el sistema inmunológico y actuando como profilaxis en determinadas situaciones de déficit inmunológico (diabéticos, pacientes en tratamiento con antibióticos de amplio espectro, corticoterapia, etc.).

 

Aconsejamos consultar a profesionales de las diversas aéreas (médicos,

nutricionistas) antes de ingerir cualquier suplemento.

En Laboratorio Tabor solo utilizamos fuentes de organizaciones sin fines de lucro. Los artículos presentes en este blog son a modo de divulgación. Cada artículo publicado ha sido revisado por un experto.



Comentarios

Me duele todo: ¿qué es la fibromialgia?

Me duele todo: ¿qué es la fibromialgia?

A pesar de la gran cantidad de opciones para tratarla, el cuidado personal es esencial para mejorar los síntomas y la calidad de vida de las personas que padecen fibromialgia.

Conjuntamente con el tratamiento médico, los hábitos saludables diarios pueden disminuir el dolor, disminuir el cansancio, mejorar la calidad del sueño y ayudar a lidiar mejor con la fibromialgia.

Pero… ¿qué es la fibromialgia?

Fibromialgia quiere decir dolor en músculos y tejidos fibrosos (ligamentos y tendones). Es una enfermedad neurológica crónica, que causa dolor en todo el cuerpo. Es un dolor crónico (dura más de tres meses), espontáneo y a la presión de determinados puntos específicos.

Se desconoce su causa, pero tiene un gran componente emocional. La investigación actual sugiere que el sistema nervioso está involucrado, y en particular lo está el sistema nervioso central (cerebro y médula espinal). 

Se calcula que 1 de cada 20 personas de entre 20 y 60 años puede padecerla, con mayor frecuencia en mujeres (el 80% de los casos).

Por lo general, las personas con este cuadro son personas exigentes con los demás, pero, y principalmente, con ellas mismas. Aunque no existe una cura para este trastorno, un tratamiento multidisciplinario puede reducir y mejorar los síntomas de quien la padece.

¿Qué otros síntomas pueden tener estos pacientes?

El síntoma principal es el dolor generalizado, crónico, de más de tres meses de duración. Por lo general, estos pacientes dicen: “Me duele todo”. Pero, también pueden tener otros malestares, como ser:

  • Sensibilidad al tacto o la presión, que afecta a los músculos y a veces a las articulaciones e incluso la piel.
  • Cansancio extremo.
  • Dificultades para dormir (despertarse con cansancio).
  • Depresión o angustia.- Disminución de las fuerzas.
  • Xerostomia o sequedad bucal.
  • Sobrepeso.
  • Trastornos gastrointestinales: pirosis (ardor de estómago), meteorismo (gases), malestar abdominal, distensión abdominal, diarrea o constipación, síndrome del intestino irritable.

Los síntomas de la fibromialgia y las dificultades que conlleva pueden variar en intensidad, y tienen altibajos con el paso del tiempo. Con frecuencia, el estrés empeora los síntomas.

Consejos para mejorar la calidad de vida en pacientes con fibromialgia:

  • Visite a su médico y siga las indicaciones. Siempre consulte a un profesional como primera medida. Su situación puede diferir de la de
    otras personas.
  • Tómese un tiempo para relajarse todos los días. Realizar yoga o meditación son buenas opciones.
  • Evite las siestas durante el día y limite el consumo de cafeína, que puede interrumpir el sueño durante la noche.
  • La nicotina es un estimulante, por lo tanto, los pacientes con fibromialgia y problemas de sueño deben dejar de fumar.
  • Realice ejercicio con frecuencia. Esta es una parte muy importante del tratamiento de la fibromialgia. Aunque al comienzo puede ser dificultoso, el ejercicio regular reduce a menudo los síntomas de dolor y cansancio. Se debe hacer ejercicio en forma gradual. A medida que los síntomas disminuyan con los tratamientos, comience a realizar más actividad. ¡Se debe mantener activo!
  • Realizar acupuntura con un profesional competente puede aliviar dolores y reducir el estrés.
  • Hacer psicoterapia ayuda a manejar la depresión y la angustia, factores de esta patología.
  • Complementar tu dieta diaria con suplementos naturales.

¿Por qué tomar OSTEO TABOR y CANDIATEX?

  • Osteo Tabor: contiene cúrcuma y jengibre, ambos considerados antinflamatorios naturales, con eficacia similar al ibuprofeno, pero de origen natural. Debido a esto, es útil para ayudar a mejorar los dolores musculares, ligamentos y tendones que se producen en este cuadro. Útil para desinflamar.
  • Candiatex Plus: debido a sus componentes (orégano, ajo, ácido caprilico), es útil para mejorar los problemas gastrointestinales: molestias abdominales, meteorismo, la diarrea o constipación, el síndrome de colon irritable que se observa también en este cuadro.

La fibromialgia, como se ha dicho anteriormente, no tiene cura. Sin embargo, la combinación de varios tratamientos y la inclusión de suplementos dietarios pueden mejorar sus síntomas y su calidad de vida.

Mire hacia delante, nunca hacia atrás. Concéntrese en lo que tiene que hacer para mejorar. Que el dolor no domine su vida.

En Laboratorio Tabor solo utilizamos fuentes de organizaciones sin fines de lucro. Los artículos presentes en este blog son a modo de divulgación. Cada artículo publicado ha sido revisado por un experto.



Comentarios